¿Qué son los sulfitos?

¡Hola a todos! ¿Cómo estáis? Espero que muy bien. Yo ya estoy con las pilas cargadas y con muchas ganas de trabajar y empezar nuevos proyectos.
Hoy quiero hablaros de los sulfitos pues creo que es un tema bastante interesante.
Los sulfitos son derivados del azufre que se utilizan como aditivos conservantes de los alimentos. Se añaden como aditivos a los alimentos procesados para:
• Prevenir la oxidación de aceites y grasas.
• Mantener el color original de los alimentos.
• Prolongar la vida útil de los alimentos.
• Prevenir el crecimiento de bacterias, mohos y levaduras, sobre todo en un ambiente ácido (por eso se usan por ejemplo en los zumos).
Los sulfitos también se usan a veces para blanquear almidones de alimentos y para la producción de algunos materiales de embalaje, tales como el celofán.
Los sulfitos se emplean principalmente para la conservación de:
• Zumos de uva, mostos y vinos, sidra y vinagre.
En el vino, los sulfitos se encuentran de forma natural a bajos niveles. Posteriormente se añaden más para su mejor conservación. Esta práctica se viene realizando desde hace siglos y su finalidad es inhibir bacterias y mohos, evitar la oxidación del vino y preservar el aroma y frescor, garantizando así su calidad. Un exceso de sulfitos en el vino también empeora su calidad, ya que pierde color y toma un olor picante y altera su sabor.
• Las salsas de mostaza y en los derivados de fruta.
• Las conservas vegetales y crustáceos, ya que por su actividad antioxidante inhiben las reacciones de oscurecimiento que se producen por los enzimas de estos alimentos.
Los alimentos y las bebidas que contienen sulfitos en concentraciones de 10 mg/kg – 10mg/l o más, deben advertirlo en la etiqueta.

Sulfitos en vinos

Sulfitos en vinos

Sulfitos en vinos

Sulfitos en vinos


Al igual que los sulfitos también deben ser declarados en las etiquetas otros alimentos e ingredientes que se sabe que producen hipersensibilidad, como son los cereales que contienen gluten, crustáceos y derivados, huevo, pescado, soja y los productos de éstos; leche y productos lácteos (incluida la lactosa); las nueces y productos que los incluyan.
La mención a los sulfitos en la etiqueta viene reflejada de esta manera: E220, E221, E222, E223, E224, E225, E226, E227 y E228.
De esta manera, el etiquetado proporciona información al consumidor que le va a permitir elegir o evitar consumir alimentos que contengan sulfitos.
El hecho de que un aditivo tenga asignado un número E da garantías de que el aditivo ha pasado controles de seguridad y que ha sido aprobado para su uso en la Unión Europea.
Los sulfitos pueden causar problemas en personas sensibles (asmáticos) provocando asma, que se caracteriza por las dificultades respiratorias, respiración entrecortada, sibilancia (sonido que hace el aire al pasar por las vías respiratorias congestionadas) y tos.
Hay que tener en cuenta que en las personas con sensibilidad elevada a los sulfitos los niveles presentes en algunos alimentos son suficientes para producir reacciones perjudiciales, aunque el mecanismo preciso no está bien claro. La única medida en estos casos es evitar los alimentos y las bebidas que contengan sulfitos.
Los sulfitos no tienen efectos teratógenos ni cancerígenos, no representando ningún riesgo para la inmensa mayoría de la población a los niveles presentes en los alimentos.
Espero que os haya sido de interés la información.
P.D. En el próximo post ya os hablaré de algo relacionado con el maquillaje y peluquería pues ya estoy al 100% con trabajos y muchas sorpresas…
Ya me despido de vosotros como siempre agradeciendo vuestro apoyo y seguimiento. ¡Feliz semana a todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Doce − seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>