Conocer a la gran Diana Vreeland.

Hola: Espero que hayáis pasado unas buenas vacaciones de Semana Santa. Me encantaría que todos me contarais algo de estos días que hayáis hecho, después por el éxito que he tenido con el post de Semana Santa, para los que aún no lo hayáis visto lo pongo de nuevo para que conozcáis a la gran diva de la moda Diana Vreeland.
Hoy mi post va a ir dedicado al gran icono de la moda como es Diana Vreeland, así que os voy a contar como fue su vida personal y sobre todo su gran y exitosa vida profesional en el mundo de la moda.
Diana Vreeland (29/09/1903 – 22/08/1989), fue una prestigiosa columnista y editora en el campo de la moda. Ella trabajó para las revistas de moda Vogue y Bazar de Harper y como consultora especial en el Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de Arte. Ella fue nombrada al listado internacional pasillo mejor vestidas de la fama en 1964.

Diana Vreeland

Diana Vreeland


Ella nació como Diana Dalziel en París (Francia), su familia emigró a los Estados Unidos en el estallido de la Primera Guerra Mundial a Nueva York, donde se convirtieron en figuras prominentes de la sociedad.
En 1924, Diana se casó con Thomas Reed Dalziel Vreeland, un banquero internacional, con quien tendría dos hijos: Tim que se convirtió en un arquitecto y Frecky que llegó a ser embajador de EEUU en Marruecos.
Después su familia se mudó a Londres y se reunió Cecil Beaton, que se convirtió en un amigo de toda la vida. Al igual que Syrie Maugham y Elsie de Wolfe, otras mujeres de la sociedad que dirigían sus propias boutiques, Diana operaban un negocio de lencería cerca de Berkeley Square. Sus clientes incluyen Wallis Simpson y Mona Williams. A menudo visitó París, donde iba a comprarse su ropa, en su mayoría de Chanel, a quien había conocido en 1926. Ella fue una de las quince mujeres estadounidenses presentó al rey Jorge V y la reina María en el Buckingham Palace el 18 de mayo de 1933. En 1935 el trabajo de su marido los llevó de vuelta a Nueva York, donde vivieron durante el resto de sus vidas.
Diana Vreeland- Vogue

Diana Vreeland- Vogue


Su carrera comenzó en la edición 1936 como columnista para la revista Harper’s Bazaar. Carmel Snow, el editor de esta revista, estaba impresionado con el estilo de ropa de Vreeland y le pidió que trabajara en la revista. A partir de 1936 hasta su renuncia, Diana Vreeland trabajó escribiendo una columna llamada “¿Por qué no?”… toda una declaración de intenciones en los años treinta, ¿por qué no atreverse a ser lo que una quiere ser? A partir de entonces, los fotógrafos con los que colaboraría serían genios, como Horst o Man Ray, Beaton, Avedon y muchos otros. “No intentes ser otra persona, simplemente muestra lo mejor de ti”, escribiría. “No es el vestido nuevo lo que importa, sino la vida que llevas con él”, también. Años antes de que el icono de la editora de moda se hiciera mainstream con ella.

Contraria a los retoques estéticos, promocionó grandes perfiles como el de Barbra Streisand o María Callas. Insistió a Cher para ser fotografiada sin maquillaje. Versátil, fashion y auténtica. Así es la mujer que propuso con mucho trabajo y durante décadas, prefiriendo siempre ser considerada frívola como imagen al mundo en lugar de reivindicar su mirada educada. Ella comentó en 1946 que ” el bikini es lo más importante, ya que será la bomba atómica”. Vreeland no les gustaba el enfoque común de vestir que vio en los Estados Unidos en la década de 1940. Detestaba “zapatos de tacón alto de tiras” y los “crêpe de Chine” vestidos que llevaban las mujeres incluso en el calor del verano en el país.
Hasta su renuncia en Harper’s Bazaar, Diana Vreeland se convirtió en editora de moda para la revista.
En 1960 John F. Kennedy se convirtió en presidente y Diana Vreeland aconsejó a la primera dama Jacqueline Kennedy en cuestiones de estilo. Ayudó a conectarse con el diseñador de moda Oleg Cassini, que se convirtió en el jefe de diseño de la primera dama”.
Más tarde se unió a Vogue en 1962. Ella fue editora jefa desde 1963 hasta 1971. Vreeland disfrutó de los años sesenta enormemente porque se sentía que se estaba celebrando singularidad. Durante su permanencia en la revista, ella descubrió el sesenta “youthquake” estrella Edie Sedgwick.

Diana Vreeland

Diana Vreeland


Hay que recordar que ser editor de moda en una época como los años treinta, o dirigir un medio en los cincuenta, no tenía nada que ver con serlo en el momento actual. Porque en ese momento no existían modelos profesionales, ni agencias de modelos, e incluso las mujeres que aparecían retratadas en estas páginas podían jugarse un futuro de reputación impecable. La moda estaba relegada a una categoría puramente social basada en cenas y fines de semana en casas de campo con sombrero y los iconos, las top-models, las celebrities, eran conceptos aún por inventar. Así que llegó Diana para crearlo todo y participar de todo ello.
Después de que fue despedida de Vogue, se convirtió en consultora del Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York en 1971.
En 1984 escribió su autobiografía Vreeland, D. V. En 1989 murió de un ataque al corazón a los 85 años en Nueva York.
Vreeland fue retratada en la película Historia de un crimen (2006) por Juliet Stevenson. Ella también fue retratada en la película Factory Girl (2006) Ileana Douglas. “El Diablo se viste de Prada (2006)”, las películas “Una cara con ángel (1957)” y “¿Quién eres tú, Polly Magoo? (1966)” se inspirarían en Diana como el origen de una, acaso la primera, gurú femenina de la moda. Como explica el propio Marc Jacobs, “se convirtió en el arquetipo y estereotipo de una editora de moda”. Su vida fue documentada en Diana Vreeland: El ojo tiene que viajar (2012).
Película Diana Vreeland

Película Diana Vreeland


El mundo actual necesita mujeres y hombres capaces de crear algo nuevo e inspirar cambios. También de reinventarse.” Vreeland es una mujer extraordinariamente original. Ha contribuido más que nadie al gusto de las mujeres americanas en la forma en que visten, se mueven y piensan. Es un genio”, estas palabras son del gran Truman Capote.
Diana Vreeland The Eye Has to Travel

Diana Vreeland The Eye Has to Travel


Espero que con este post de la gran Diana Vreeland hayáis aprendido algo más de la moda y que os haga descubrir todo lo que tiene la moda por dentro y por fuera.
Me encantaría que opinarais sobre este post para saber cuál es vuestra opinión.
Ya me despido de vosotros como siempre agradeciendo vuestro seguimiento. ¡Feliz semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

15 − tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>